Psicoanalisis y Humor

Masturbación desviada
El amigo de mi hijo se toca pensando en mi

 

Adolescentes descarriadosNuestro hijo organiza un pijama party en casa. Nosotros les dejamos vía libre a los menores, para que se diviertan sanamente y en libertad, mientras buscamos refugio en nuestra habitación. Claro que de buenas a primeras nos sentimos un poco invadidos y los típicos gritos y risas de los adolescentes no nos permiten dormir. Ni el forzado zapping frente al televisor ni los obligados comentarios con nuestras esposas nos liberan de la tentación de fisgonear y ver que ocurre con los invitados. En eso inventamos alguna excusa y aprovechamos la coartada para satisfacer nuestra curiosidad. Atravesamos los pasillos con sigilo y nos dirigimos al baño y, al poco de entrar somos testigos de un incomodo espectáculo: el mejor amigo de nuestro hijo, de espaldas a usted, parece estar apuñalándose el bajo vientre. El sorprendido joven, gira de golpe y lo vemos tironearse el fiambre como un loco. Y eso no acaba allí (esperemos...): en la mano libre, el muchacho una foto de usted. ¿Qué debemos hacer? ¿Fingir que no hemos visto nada y seguir nuestro camino? ¿Hablarle de hombre a hombre? ¿Cagarlo a patadas por jeropa?
Nestor Guglimeni nos relata su vivencia: "Al mejor amigo de mi hijo lo conocemos hace poco. El muchacho tiene una cara de boncha que da calambre. Un día llegó a casa y lo encuentro completamente en bolas, haciéndose la María Muñeca, con un slip mío sobre la cabeza. Me quedé helado. Pensé en llamarlo al padre, pero recordé que lo habían internado. No podía darle el disgusto de informarle que su hijo, de 52 años, se tocaba en mi casa".
"El pasaje de niño a hombre es siempre conflictivo. Es una etapa de autoconocimiento y experimentación. El joven tiene la tarea de apropiarse de su nuevo cuerpo y ha de aprender los modos de darse placer. No debe asombrarnos que los muchachos busquen los lugares más extraños para su investigación" nos relata Umberto Zacarias, antropólogo. "Yo invito a estos menores a mi consultorio, para brindarles un espacio cómodo, aséptico, donde realizar sus prácticas, y les permito que se autosatisfagan mientras los filmo o me toco con ellos".
Nestor Reyes es un adolescente de 16 años: "Me había hecho un amigo en el club. La pasábamos bien y lo invité a casa. Cuando vino, lo vio a mi viejo y comenzó a averiguarme cosas de él. Estaba muy interesado. Con el tiempo, comenzó a venir sin que lo invité. Siempre se quejaba del calor y aprovechaba la oportunidad para sacarse los abrigos. Una tarde, me pidió de pasar al baño. Tardaba mucho y me preocupé. Le golpee la puerta y no contestaba. Sentí miedo y abrí la puerta. Casi me desmayo. Se había puesto una bombacha de mi vieja y se masajeaba los pechos, mirándose al espejo. A un costado vi tirada la foto de mi viejo. Creí que me desvanecía. Comprendí que el no era mi amigo, sino que me había usado para estar cerca de mi papá. Desde ese día me volví desconfiado y cuando algún amigo va al baño, lo espió por la cerradura".
"Los adolescentes necesitan un espacio de libertad, un espacio donde puedan ejercer su sexualidad. Varias veces no tienen un sitio adecuado donde hacer sus cosas. Es posible que en casa de algún amiguito se sientan cómodos y quieran ejercitarse allí. Una recomendación para tener en cuenta sería que plastifiquemos nuestros muebles y pongamos nylon en el piso de todas las habitaciones", nos comenta la Lic. Claudia Rosso, "eso sí, no debemos permitir el uso lúdico de la sexualidad, porque varias veces los chicos compiten a ver quien emboca en un florero o quien voltea un porta retratos".
A modo de conclusión podemos pensar que la piruca de las jóvenes en casas ajenas debe de ser algo común e incluso debe ser apoyado por todo buen anfitrión. Acaso sea adecuado, inclusive, tener en nuestros hogares elementos para hacer esa tarea más satisfactoria. Es por eso que no debemos ofendernos si nuestros queridos pibes nos encuentran fascinantes y eróticos porque, después de todo, nosotros también nos hemos excitado con una foto de Bruce Lee o de Benito Mussolini.

Informe Dr. Victor Victoria© para Solo Enanos