Relatos y Cuentos de Humor

Mitos Urbanos Y Leyendas Urbanas
Historias Soñadas

Mitos Urbanos

Los mitos urbanos buscan ubicar el mundo fantástico en el mundo de lo cotidiano. Una excelente puerta de entrada para el relato fantástico ha sido, desde siempre, el sueño. A continuación les proponemos dos historias urbanas o mitos urbanos donde el sueño es el vehículo para el surgimiento de lo fantástico.

Mitos Urbanos: El doble
Un hombre sueña, cada noche, con los placeres de la fortuna. En sus quimeras es millonario, respetado y amado por cientos de mujeres, tanto sucesiva como simultáneamente. Cuando el hombre despierta, cada mañana, se encuentra en su cuarto y una mujer, a la que llama esposa, babea eternamente su almohada. Al rato lo despiertan dos niños bastantes feos, que insisten en llamarlo padre. Luego de un penoso viaje, llega a su trabajo, donde un jefe lo maltrata por unas pocas monedas.
Sin embargo, cuando llega la noche, sueña y en sus sueños él es otro y vive una vida que le parece robada. El dolor se hace más fuerte en las mañanas, cuando sus ilusiones se deshacen y se reencuentra con la mujer de la eterna baba.
Con la llegada del otoño, el sueño se le extiende y debe apurarse para llegar al trabajo. Ese atraso será fundamental. El día se le trastoca y pierde el transporte que lo empuja al trabajo. Desesperado, espera en una esquina. De pronto ve como un lujoso auto se detiene y abre la puerta. No lo duda y entra. Allí se encuentra con él, es decir consigo pero siendo el del sueño. Sin hablarse, ambos, él y él, se desnudan y cambian sus pertenencias. Al terminar el trámite, el otro baja para ser él. Ese día será el mejor de sus días.
Llegada la noche, en su mansión, lo acompaña una modelo que lo excita. Sin embargo lo vence el cansancio. Y sueña. Sueña con una habitación donde una mujer duerme a su lado. Ella no babea sino que sonríe y lo llena de besos. A veces los interrumpen dos niños, que se le parecen bastante.
Cada día despertará y volverá a aquella esquina, esperando que el otoño trastoque el día del otro y puedan intercambiar sus ropas.

Mitos Urbanos: La mujer del bar
Un enano sueña con una mujer. En el sueño, ambos están en un bar y no se conocen. Ella lleva un ajustado vestido blanco y descansa apoyada contra una columna. Tiene un cuerpo de exacta belleza. Él se acerca y le dice: "no perdamos el tiempo; quiero amarte". Ella parecía esperarlo y de inmediato aparecen en un hotel, donde se entregan a las caricias, ante de amarse como fieras.
El sueño se repite por meses y la mujer es ya una obsesión. Pero él no se conforma con soñarla y la busca en cuanto bar conoce o le indican. Como talismán viste las ropas con las que se sueña cada noche.
La llegada del verano le hace más corto el dormir y dispone de más tiempo para visitar bares y en su recorrida encuentra uno bastante familiar. Tal como lo había esperado, dentro, encuentra a la mujer con ese vestido blanco y descansando contra una columna. El enano camino con la seguridad de un actor que ha representado una escena miles de veces.
Cuando la alcanza, de su boca se descuelga la frase repetida cada noche: "no perdamos el tiempo; quiero amarte". Ella, que parecía esperarlo, y de inmediato le patea los genitales. Luego, lo echan a los golpes del bar.
Desde esa noche el hombre no volvió a soñarla.

Mitos urbanos 5
Mitos urbanos 4

Mitos urbanos 3
Mitos urbanos 2
Mitos urbanos 1


Informe: Lic. victorino Kurtz © para Solo Enanos Humor.