Noticias

Pulki:
el pequines Milagroso

Perrito Sanador


Es sabido que los animales pueden tener ocupaciones increíbles: basta recordar que Rin Tin Tin fue actor, que el Ratón Pérez es traficante de dientes y que el León Tolstoi fue escritor. Sin embargo, hasta la aparición del pequinés enano "Pulki", el arte del milagro siempre estuvo asociado a los humanos.

Quien se transite las calles de Cali, seguramente se vea sorprendido por una multitud que hace paciencia frente a la residencia del matrimonio Sierra. Los rostros de ese multitud usualmente muestran un gesto sufriente aunque esperanzado. La esperanza de estas gentes se encierra en la lengua de un perro pequines enano, quien con su saliva ha realizado cientos de milagros.
Al parecer, los especiales poderes de Pulki fueron descubiertos por accidente. Cierta tarde, Marisa Sierra retornaba a su hogar y encontró a su respetado esposo realizando actos sospechosos con el perro familiar. El hombre adujo que no había que confundirse y que el perrito le estaba curando unas carniceras ladillas que lo tenían a mal traer. Marisa Sierra sospechó: una semana antes había descubierto a su esposo en una actitud similar con una gallina, y éste afirmó que estaba siendo curado de impotencia. Marisa nunca pudo comprobar que su esposo haya sufrido de ladillas, pero si corroboró un cambio: el hombre, de carácter triste, se transformó en poco tiempo en alguien alegre, pronto a chanza y de risa fácil. Cada vez que el hombre se hallaba melancólico, bastaba que se fuera hasta la casilla de "Pulki", para que volviera lleno de sonrisas.
A partir de ese momento las fantásticas curaciones de "Pulki" ganaron fama en el barrio. Primero se acercaron los amigos del Sr. Sierra y pronto todos los vecinos querían conocer las alegrías que traía la lengua de "Pulki". Hoy día los adictos al pequines se han multiplicado como los panes de nuestro señor y hacen cola frente al casa de los Sierra, cargados de flores, perfumes franceses y tapados de bisón.
Perrito SanadorEl oficio de hacer milagros no tiene descanso, o al menos así lo entiende el matrimonio Sierra, quien por algunas monedas permite el acceso a la saliva sanadora de "Pulki". El perro lame y lame todo el día a cuanto sufriente lo solicite. Esto lo ha separado de sus actividades perrunas, pero ha sido gratamente suplantado por el matrimonio Sierra. Son ellos los que hacen fiesta cuando viene gente, los que gruñen ante los desconocidos o entierran huesos en los fondos de la casa.
El avance científico no siempre da soluciones a los malestares de las gentes. Hay oportunidades en que la solución viene de mano de la naturaleza. Sin embargo es adecuado recordar ese aforismo del gurú Esteban Ilacqua: "la naturaleza es sabia, pero no resuelve crucigramas".

 

Lic. Victorino Kurcio ©2007 Solo Enanos Humor