Psicoanalisis y Humor

El Swinger o Intercambio de Parejas
¿Una solucion a la rutina?

 

El swingerEl swinger es una práctica que suma adeptos día a día. Cada vez son más las parejas que eligen realizar sus fantasías sexuales, sin importar que esto conlleve la inclusión de más partenaires. La idea de fidelidad se diluye y el encuentro pautado con otras parejas son los rasgos caracteristicos del swinging. Claro que no todos tenemos la disposición psicológica para poder realizar el intercambio de parejas.
"Hacía tiempo que lo venía pensando y dudé mucho antes de proponérselo a mi mujer. Comencé con indicios delicados y de poco fui introduciendo el tema. En menos de 6 meses pude revelarle mi fantasía a ella. Aunque en un comienzo se mostró reacia y tuvimos alguna que otra discusión, aceptó a regañadientes", relata Héctor Villardi, acomodador de cine. "La sorpresa fue una tarde cuando regresaba del trabajo y me encontré con una pareja en casa. Actué con naturalidad, aunque el corazón me latiese a mil por hora. Mi señora vestía de manera provocativa y festejaba las gracias de él. Apenas si podía mirar a la mujer que me había tocado en suerte y solo podía fijar mi atención al terrible bulto que deformaba los pantalones del hombre. Parecía que llevaba un enano escondido. Mi esposa, ni lerda ni perezosa, propuso que me retirase con mi nueva compañera al cuarto, mientras ella se quedaba con el invitado en el living. Acepté y caminé hacia mi habitación como un condenado. En ese momento conocí el horror: mi esposa, segundo a segundo, estallaba en gritos desgarradores y cada tanto reclamaba que le hicieran cosas terribles: pedía que le rompiesen esto o le reventasen aquello. Sin embargo lo peor era cuando no la escuchaba decir nada. Por supuesto que no pude realizar el acto. Actualmente, cuando escuchó un grito femenino, sufro de estreñimiento por días".
"Para muchos el swinger o intercambio de parejas, es una solución", explica la Lic. Claudia Rosso, Directora del Instituto de Psicología Swinger. "La rutina y la falta de sorpresa dentro de la pareja son los ingredientes usuales de esta práctica. Generalmente el promotor del swinger es el hombre. Esto se apoya en una común fantasía: que no le devuelvan a su esposa.
Roberto Marpino relata "Estábamos de vacaciones con mi esposa y un hombre se nos acercó. Se presentó diciendo que era un exitoso empresario y al rato ya nos hablaba de los beneficios del swinger. Como al descuido, empecé a mirar a la esposa y era una bomba. Tenía un cuerpo soñado y una expresión relajada que me excitaba. Charlamos por horas y acordamos ir al departamento de ellos. En el camino el empresario comenzó a decirme que, si bien mi esposa era atractiva, no lo era tanto como su esposa. Afirmé que eso era cierto. Entonces él dijo que no sería justo un simple intercambio puesto que él saldría perdiendo. Me propuso que pagará una cifra millonaria para voltearme a la esposa y comenzamos a regatear. Era un duro competidor, pero de a poco fuimos llegando a un acuerdo: él tendría derecho a revolcarse con mi esposa durante un mes y yo solo debería pagar 5000 dolares. Con ello podía observar a su esposa cuando lavaba los platos. Creo que hice un buen negocio, tendiendo en cuenta que al comienzo el empresario me había pedido el orto".
Para muchos el swinger puede ser una aberración, pero debemos tener en cuenta que es modo de prolongar la vida conyugal. A parte, no debemos perder de vista que es un buen modo de encamarse con otras mujeres, sin que nuestras esposas se enojen. Es más, muchas veces ellas lo disfrutan más que nosotros.

Informe Dr. Victor Victoria© para Solo Enanos